La Posada del León de Oro

Ojo a la sorpresa que hay bajo el suelo del restaurante

Ojo a la sorpresa que hay bajo el suelo del restaurante

Quiero empezar la semana hablándoos de esta antigua joya del Madrid más castizo. Lleva más de un siglo en pie y ahora ha sido re-inaugurada como hotel singular. Cuenta con una enotaberna que da mucho juego y alguna otra sorpresa.

Tenemos que situarnos en el carismático barrio de La Latina, a escasos metros de la Plaza Mayor; es en una de estas calles tan especiales, concretamente en la Cava Baja, donde se encuentra el establecimiento que nos ocupa.

Como ocurre con muchos de los edificios de este y otros barrios de Madrid, nuestra Posada protagonista tiene una historia. Para empezar os diré que, según consta en la Cámara de Comercio, forma parte del catálogo de establecimientos centenarios. Es propiedad de la familia Sanz Montero desde 1893 y desde siempre ha sido uno de los inmuebles más representativos de la Cava Baja, rodeado de curiosidades. Os cuento alguna. Para alojarse en esta Posada había que respetar unas normas: no se podía llegar borracho ni más tarde de las 23:00 horas, y si entraban juntos un hombre y una mujer tenían que entregar el libro de familia para confirmar que eran matrimonio (a día de hoy, con normas como esta se cargaban las escapadas románticas de todos los que vivimos “en pecado”…). Más datos. En los 60 fue escenario de películas como Don Lucio y el hermano Pío y Como el viento solano.

Ya sabemos un poquito más de su pasado. Vamos a ver qué ofrece a día de hoy. Como hotel, dispone de 17 habitaciones disupuestas en torno a una corrala. Cada una de ellas tiene un estilo propio, pero todas han sido decoradas con piezas exclusivas o especialmente diseñadas para La Posada. Unas son más coloristas, otras más sobrias, pero todas tiene un algo especial. De las buhardillas, por ejemplo, me quedo con las bañeras en medio de la habitación y con los murales pintados en la pared.

Buhardilla 304

Buhardilla 304

La parte gastronómica tampoco tiene desperdicio. Nada más entrar está la Enotaberna, abierta tanto para huéspedes como para clientes externos, con una barra ideal para tapear a base de croquetas, tostas, quesos y embutidos de Ciudad Rodrigo (chicas, todo esto tiene que ser antes de empezar con la operación bikini…). Para beber se puede elegir entre alguna de las 40 referencias que ofrece la carta de vinos por copas (Predicador, Edulis, Vizcarra o Emilio Moro son solo algunas de las opciones que proponen), con precios que van desde los 2 € a los 13 €/copa.

Al fondo se encuentra el restaurante, que nos depara dos sorpresas: la primera es la preciosa cava con 300 etiquetas nacionales, y la segunda es el suelo. Sí, el suelo. O mejor dicho, lo que hay bajo el suelo. Nada más y nada menos que parte de la antigua

Desde la vinoteca se ve todo el interior de la corrala

Desde la vinoteca se ve todo el interior de la corrala

muralla que recorre Madrid. Un lujo como este había que aprovecharlo, así que las mesas están sobre un cristal especial que permite disfrutar de los restos arqueológicos. No creo que haya nada parecido a esto en todo Madrid, así que si queréis sorprender a alguien ya sabéis dónde llevarle. Y no solo para dejarle boquiabierto con el suelo que pise. La carta tampoco tiene desperdicio: Huevos de corral con patatas fritas cortadas al estilo de la abuela y jamón de bellota, Bacalao desalado confitado, con emulsión de coliflor y vinagreta de frutos secos, Rabo de toro deshuesado con parmentiere de trufa negra o Cochinillo confitado con almíbar de membrillo al limón. Entre los postres, todos caseros, destaca la Sopa de chocolate blanco con helado de violeta.

Pues nada, aquí os dejo esta referencia. No olvidéis pasaros la próxima vez que salgáis por La Latina. Y recordad que en su día por este mismo lugar pasaron aventureros, espadachines, comerciantes y otros enigmáticos personajes.

La Posada del León de Oro. Cava Baja, 12. Madrid. Tel.: 91 119 14 94. www.posadadelleondeoro.com. Habitaciones desde 119 €. Precio medio de la barra: 12 €. Precio medio del restaurante: 25 €.

Anuncios

Acerca de aplacetogo

Apasionada de los viajes (aunque odio volar) y el buen comer (lo de beber me gusta menos). Si todo es en buena compañía, mejor que mejor.
Esta entrada fue publicada en BARES & RESTAURANTES y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Posada del León de Oro

  1. Sylvie dijo:

    ¡Me vuelve loca! Yo quiero dormir ahí, ¡¡me encanta!! Chica, ¿de dónde sacas estos lugares tan maravillosos? besitos!

  2. Carmen dijo:

    Me encantan los lugares que tienen una historia detrás. Solo por eso iré a conocerlo. 🙂

  3. Benja dijo:

    Las habitaciones no he tenido oportunidad de verlas, pero sí he probado la barra. La próxima vez que vaya me fijaré en el suelo del restaurante.

Los comentarios están cerrados.